SEXO CASUAL.

Aunque en muchas series de televisión actuales, como las conocidísimas “Como conocí a vuestra madre” o “Dos hombres y medio”, nos vendan que el estereotipo de “ligón” que solo mantiene sexo de forma casual cuando quiere, es lo mejor, por razones de libertad y otros beneficios, según algunos estudios esto no se acerca ni de lejos a la realidad (por ello son series, y no realidad). Es más, una vida similar a ésta, al menos en adolescentes, aumentaría el riesgo de caer en depresión..

Según esta investigación, publicada en el Journal of Abnormal Psychology, este tipo de encuentros no-romanticos (diferenciados de las relaciones “románticas” o comprometidas) darían una clínica de depresión con una probabilidad del triple de riesgo, en comparación a una relación estable. Los efectos se darían de la misma forma en ambos sexos, aunque en los más jóvenes (de 13 a 15 años) el riesgo es incluso mayor.

Según Jane Mendle, profesora asistente de desarrollo humano de la Facultad de Ecología Humana de la Universidad de Cornell:

“Muchos datos históricos y medios de comunicación han hablado de la sexualidad adolescente como un indicador de una conducta problemática o incluso desviada socialmente. Pero este estudio, junto a otros hallazgos recientes, ha demostrado que este no es el caso, y que la sexualidad en la adolescencia puede ser vista como un comportamiento normal del desarrollo”

Durante el trabajo de Mendle y sus colegas se analizaron hasta 1.551 pares de hermanos de entre 13 y 18 años, usando datos del Estudio Nacional Longitudinal de Salud Adolescente, iniciado en la década de 1990. Entre otras preguntas, a los adolescentes se les hizo responder sobre su salud mental y sobre su historia sexual. Casi dos tercios de los jóvenes habían tenido algún tipo de experiencia sexual, y dos tercios eran vírgenes. Usando estos datos, se comparó a los hermanos en el estudio, controlando las influencias familiares y ambientales, las cuales también podrían elevar el riesgo de padecer depresión. Según comenta Mendle:

“El estudio se diseñó de la forma más pura posible, aislando muchos de los factores que podrían contribuir a la depresión. Así, nos permitió comparar los tipos específicos de actividades sociales (en nuestro caso, buscar pareja, y el sexo romántico y no romántico), para ver su efecto global”

teens_below_525

La parte mala del asunto, según se comenta en el estudio, es que hay asociaciones que no pueden ser descifradas. Por ejemplo, había adolescentes que presentaban síntomas depresivos o, directamente, depresión diagnosticada, y esto los hacía más propensos a involucrarse en conductas sexuales casuales (la relación que se buscaba en el estudio, pero totalmente al revés…).

Según Mendle, es importante estudiar la sexualidad adolescente, ya que es una parte importante durante la transición a la vida adulta. Como dice ella, una de las características de la adolescencia es la formación de relaciones románticas o estables, y esto tiene efectos a nivel de bienestar psicológico, bienestar físico y bienestar económico de los años siguientes.

“Los hallazgos de este tipo pueden ayudar a formar el diálogo y el debate público sobre la mejor manera de apoyar la salud sexual adolescente, el desarrollo psicológico y otras áreas”

Fuentes: [Medciencia, news.cornell.edu]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s